(O la barbaridad de los famosos “3B”)

Todos los profesionales del diseño conocen esta situación, y es un clásico en Bolivia: Cualquier precio que anunciamos al cliente, 9 veces sobre 10 él va a pedirnos una “rebajita”! Cuantas veces escuchamos esta palabra “y porque tanto?…” De igual forma podemos ver florecer en Facebook pedidos de web o de logotipos con los 3B (Bueno-Bonito-Barato), como si lo que es bueno podría ser barato! Para cualquier producto que sea, la calidad tiene un precio, porque también cuesta más crearlo, en término de tiempo, de material, de tecnología, etc.

No voy a entrar en el debate sobre la actitud correcta o no a tener en el tema de negocio. Prefiero hablar de la valoración de sus necesidades (y obvio del servicio del proveedor), y del resultado óptima que exige el cliente cuando paga cualquier servicio que sea, a la altura del precio que está listo a invertir.

El valor del trabajo necesario para desarrollar (por ejemplo) una identidad gráfica eficaz y coherente tiene que ver con la calidad y la experiencia del proveedor, pero también tiene mucho que ver con el tiempo en que el diseñador profesional va a dedicarse a:

  • documentarse sobre la empresa, su modelo de negocio, su mercado y su competencia
  • buscar pistas gráficas, dibujar, y dibujar otra vez, estudiar todas las posibilidades para cada pista
  • encontrar la mejor armonía y combinación entre las formas, los colores y (me permito insistir) la tipografía adecuada. Muchas propuestas gráficas que veo proponen tipografías incoherentes, son muchas veces el punto débil de los logotipos que vemos en Bolivia y en otros países.

Todas estas etapas en el desarrollo del trabajo representan horas de dedicación, y por supuesto nadie duda que un diseñador FreeLancer sea una empresa que necesita ser rentable para vivir y crecer. Así que menos se cobra menos tiempo se trabaja en un proyecto. De la misma forma que cuando voy al supermercado entiendo que el producto barato tiene una menor calidad, es obvio que un logotipo, una web o una campaña de Facebook baratos van a recibir menos dedicación y calidad de trabajo de parte del profesional de diseño, por razones de rentabilidad.

El mejor diseño al precio justo

Claro que se encuentran empresas que ofrecen servicios de diseño baratísimos, logotipos a 40$, web a 80$, pero: o tienen un modelo de negocio de fábrica, lo que quiere decir que para sobrevivir tienen que producir mucha cantidad en muy poco tiempo sacrificando la calidad, o su business plan es erróneo, poco profesional, y destinado al fracaso (para hablar franco son pésimos emprendedores). En ambos casos dañan al mercado del diseño, y la credibilidad de los profesionales del sector porque obvio su trabajo será malo: logotipo fuera del asunto, web mal hecha, sin una buena ergonomía o/y sin posicionamiento en los motores de búsqueda (de qué sirve un sitio web si nadie lo encuentra?), errores tipográficos o de diagramación en los documentos institucionales…

Una empresa necesita siempre el mejor servicio y una dedicación optima a sus necesidades. Que sea en el ámbito de la creación de su marca (planilla de marca, logotipo, manual de marca) o del desarrollo de la plataforma en línea necesaria para vender sus productos (diseño, ergonomía, SEO…), invertir el precio justo y en el profesional correcto les asegura una dedicación profunda y seria en la realización de su imagen y de sus materiales de comunicación.